English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Rudy, en clave NBA

Sí, sé que el Barça juega en Kazan ante un equipo que la temporada pasada se le resistió; que Messi podría reaparecer y que Mourinho ha rajado de los lindo en las últimas horas. También sé que lo que voy a escribir no tiene gran relación con el Barça, pero es algo que hace tiempo que quería expresar y me parece el mejor momento. Creo que la declaración de intenciones de Rudy Fernández me da una oportunidad única de expresar mi opinión sobre el salto ACB-NBA.

Las declaraciones de Rudy Fernández ayer, admitiendo que desea dejar la NBA y "regresar a su casa" ya han disparado las especulaciones nuevamente. Para unos, sería el fichaje ideal para que el Real Madrid acortara el abismo que le separa del Barça. Para otros, sería la guinda (una más) del proyecto blaugrana. Y se habla también de que quizás tenga un acuerdo con el Unicaja.
Dejando a un lado su destino (el Madrid necesita algo más que a Rudy para acercarse al Barça, en Can Barça sería bien recibido, pero no lloraremos si no viene), la trayectoria del hermano de Marta Fernández (todavía no se ha ganado el derecho a ponerse él por encima) en la liga estadounidense debe invitar a una reflexión profunda sobre la idoneidad de jugar en la NBA.

En este país, donde en ocasiones nos creemos más de lo que somos (la mejor Liga del mundo, la Liga de las Estrellas...), otras nos auto-denominamos el culo del mundo sin venir a cuento. Cuando el nombre de un jugador se vincula a una franquicia, se apunta al Draft o recibe la visita de un ojeador, nos falta tiempo para decir aquello de "no podemos retenerle e impedirle cumplir su sueño". Como si la Liga ACB no fuera una Liga de primer nivel mundial que, año tras año, acorta sus distancias con la NBA.

Creo, sinceramente, que el Barça de la temporada pasada hubiera hecho un papel más que digno en la liga yanqui. Y, también, el CSKA, el Olympiacos y algún otro. La élite europea hace años que, aunque tenga menos nombre, exige más calidad y trabajo para jugar que los New York Knicks, por poner el más claro ejemplo de equipo venido irremediablemente a menos.

Para un jugador la NBA es un gran escaparate, pero la ACB no lo es menos. No entiendo, sinceramente, a esos jugadores que prefieren ser el jugador número 15 de los Milwakee Bucks que el tercero del Power Electronics. Porque, entre otras cosas, el que elija jugar en Valencia (si se hace un hueco, todo hay que decirlo) se asegurará más dinero inmediato y una carrera más prolongada como profesional.
Hace dos décadas, cuando oíamos de un jugador que "procede de la NBA" o ha "disputado la Liga de verano con los Boston Celtics" se no abrían las carnes. Sabíamos que venía un fuera de serie. Ya no. Ahora, sinceramente, y como asiduo seguidor de la Liga Adecco LEB Oro, estoy harto de ver "jugadores con proyección NBA" que no son capaces de meterla en una piscina. La diferencia de calidad es cada vez menor (en alguna ocasión he oído que los negros ya no pasan hambre y, aunque pueda sonar radical, seguramente algo de eso hay) y por ello, desde mi punto de vista siempre es preferible ser cabeza de ratón que cola de león.

A esto hay que añadir que la sociedad yanqui sigue siendo, en pleno siglo XXI, muy cerrada. El aperturismo es casi nulo y las dificultades para hacerse un hueco allí son muchas. Jamás se va a adaptar al equipo a un europeo; tendrá que ser el europeo quien 'resetee' su estilo para tener cabida. Hay baloncestistas capaces de ello, como Kirilenko, Nowitky, Gasol o Calderón. Pero pocos más. Los Rudy, Ricky etcétera, en mi opinión, nunca triunfarán pese a tener tan buenas condiciones como muchos de los que están allí. Se les sigue viendo como bichos raros, algo que en España también nos pasa en otros deportes con jugadores de determinados continentes. Y, desde mi punto de vista, no hay entre los jugadores tanta competitividad como en Europa, hay mayor egoismo y los sistemas defensivos y ofensivos están mucho menos trabajados. No son dos ni tres los que han expresado ya la decepción que les supuso ver la falta de compañerismo y el exceso de divismo de jugadores que no han ganado nunca nada.

En resumen, que ir a la NBA ahora mismo es asegurarse años de desprecios (recordemos lo que le ha costado a Gasol ganarse el respeto de la NBA) con unas opciones de cuajar bajas. Es, en muchos casos, perder años de carrera deportiva en equipos de medio pelo estadounidenses que lo único que aportan al currículum es una línea en la que pondrá "x temporadas en la NBA".
Juan Carlos Navarro tardó un año en darse cuenta. Rudy, que es algo menos inteligente, tres. Sergio Rodríguez, cinco. Marc Gasol, ya veremos. Cuanto más larga sea esta estancia, además, más complicado será recuperar un nivel aceptable para jugar en Europa. El saturado calendario de la NBA impide la progresión de los jóvenes jugadores. Entre partido y partido, debido también a las enormes distancias kilométricas, apenas hay una sesión de entrenamiento, cuando la hay. Para un joven que prueba fortuna, no cuajar es no solo estancarse, sino en ocasiones dar un paso atrás difícilmente recuperable. La falta de chispa de Sergio Rodríguez en el Eurobasket de Madrid 2007 y del propio Rudy o Marc Gasol en el último Mundobasket es, en mi opinión, más que clarificante al respecto.

Por tanto, y a la vista del 'caso Rudy', sí que espero que tengamos en España conciencia de una cosa: ni hay que dejar marchar a un jugador prácticamente gratis para cumplir su sueño (¿por qué vendérselo más barato a Memphis Grizzlies que al Real Madrid?) ni hay que mirar al que marcha a la NBA como un extraterrestre; Carlos Jiménez no estuvo nunca en la NBA y es (y será) mejor jugador que muchos de los que se marcharon allí. Y ya no hablemos de Dejan Bodiroga y Arvydas Macijauskas.

P.D. Tal vez, lo reconozco, el hecho de que un partido de la NBA me aburra tenga mucho que ver en esta valoración.
Gamón1984-Barcelonismo en sangre
Foto: as.com

5 Comentarios:

Marc dijo...

El acuerdo Barça-Rudy se cerró en el mes de Julio. Rosell, Creus y Pascual se reunieron con el jugador, sus padres y su representante. Allí cerraron el contrato, su papel en el equipo, y su estrategia para recalar en el Barça, ya sea esta temporada o la siguiente. Incluso Basile, Grimau y Lakovic fueron informados de la posible llegada de Rudy. La euroliga de Barcelona 2011, huele a blaugrana

Anónimo dijo...

Si consigue irse de la NBA (que lo dudo) casi seguro que irá al Barcelona, pero eso de que lo tiene arreglado con el Barcelona y que llegó a un acuerdo en las elecciones es un rumor-bulo-leyenda urbana del copón, la prueba es que nadie es capaz de dar una fuente fiable. De todos modos como digo la pelota está en el tejado de Portland, no en el de Rudy, ni en el del Barcelona, pueden tener todos los contratos firmados que quieran, que si Portland no quiere no les sirve de nada.

david dijo...

Comparto que la NBA ya no es lo que era, no entiendo que haya jugadores que prefieran jugar 2 minutos por partido en un equipo sin aspiraciones. Sobre el tema Rudy ... si lo ficha el Barça será imparable.

saludos

Sílvia dijo...

Hola!
¿volverá a jugar con Ricky? pues que venga este año, que al siguiente pueden no encontrarse.
saludos

Anónimo dijo...

Rudy no lleva tres, si no 2 temporadas, y Sergio estuvo 4, no 5.
Y Rudy viene a Madrid con Sergio.

Publicar un comentario

ZONA CULÉ © 2007-2010

IR ARRIBA