English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Un Clásico desde dentro

Siempre se ha dicho que un partido se ve muy distinto desde el campo y desde el televisor. Personalmente, y gracias a que por fortuna cada año me puedo permitir ver algún partido de mi Barça en directo, lo corroboro, ya que en directo es cuando se pueden sacar mejores conclusiones de los jugadores, cuando mejor se ve su despliegue técnico, táctico y físico, su manera de leer el fútbol. El lunes estuve viendo 'in situ' el Clásico, mi segundo Clásico, y puedo afirmar que, a la espera de ver el partido en vídeo (o DVD), el Barça superó al Madrid en todas y cada una de las líneas. Y que la diferencia hombre a hombre es abismal en estos momentos.

El primer puesto en el que, en estos momentos, el Barça tiene ventaja sobre el Madrid es la portería. Sí, la portería. Pese al gran Mundial que realizó, hace tiempo que Valdés es muy superior a Casillas. Más allá de otras distinciones y discusiones, la diferencia entre uno y otro se puede ver cuando el balón está lejos del área o cuando el equipo intenta sacar el balón controlado: mientras Víctor siempre juega la pelota con criterio y realiza constantes ejercicios de calentamiento (para estar listo cuando se requieran sus 'servicios'), Iker se desentiende el juego si no tiene que intervenir con las manos; rifa el balón y se cruza de brazos. Si a esto añadimos que tanto uno como otro son genios bajo palos, la balanza se inclina claramente a favor del catalán.

La defensa del Real Madrid el lunes pareció una verbena y la del Barça rayó a gran altura. Más allá de que Marcelo siga generando dudas en las grandes citas y de que Ramos sea un demente, la ventaja culé se centra no tanto en el trabajo de la defensa como en el trabajo defensivo. Pueden estar más o menos finos, pero los defensores del Madrid son grandes jugadores. Y los que están por delante de ellos, más. Pero no saben sacrificarse. Sí Di María, un jugador muy completo, pero no el resto. Por contra, desde Busquets hasta Messi todos colaboran en la presión culé, lo que permite a la defensa trabajar con mayor comodidad, lo que contrasta con los merengues.

Porque, sin lugar a dudas, donde el Barça aventaja al Real Madrid y a todo el mundo es en el centro del campo. Por mucho que se quiera comparar a Xavi con Xabi (habría que condenar a cárcel a quien haga esto), el egarense no tiene parangón. Su dirección del juego, del equipo y su labor es incomparable. Si a esto añadimos que está rodeado de Iniesta, Busquets (el mediocentro del siglo XXI) y que Messi ayuda cuando es encesario en la creación, nadie puede hacer sombra al centro del campo culé. Khedira naufragó en el partido que diferencia a los grandes de los mortales y Özil (sí, ese por el que se quería crucificar a Pep) no es mejor jugador que Guti. Ver en directo a Sergio es una experiencia única, no ha habido un jugador tan perfecto tácticamente desde Cocu.

En ataque, en ausencia de Higuaín, el Madrid pierde capacidad de sorpresa. Benzemá puede llegar a ser un crack, pero es una mera promesa en estos momentos, Cristiano se pierde en batallas personales (la gran seña del Barça es la solidaridad y él no la conoce, menos en grandes citas) y Di María poco más pudo hacer. Por contra, mejor o peor, Villa y Pedro se dejan los cuernos en cada jugada, presionan y buscan la mejor opción siempre. Y Messi es sencillamente otro cantar.

El Barça realizó su partido perfecto, hizo lo que debía hacer, aquello en lo que cree, y lo hizo a la perfección. No voy a negar, eso sí, que el Real Madrid me decepcionó profundamente. Esperaba un duelo mucho más igualado. Mourinho, además, evidenció que no creían en el once que sacó cuando en el descanso incluyó a Lass Diarra. Quiso quitarse la etiqueta de defensivo y salió escaldado. Pero, aunque fuera Mou el responsable del equipo titular, la actitud de sus delanteros no le es achacable más que a ellos.

En resumidas cuentas, antes del partido, algunos decían que el juego del Barça era aburrido, lento y previsible. Aburrido el Camp Nou, desde luego, no estaba. Y, por otro lado, el Real Madrid no olió el balón en todo el partido, así que, ni lento, ni previsible. Simplemente, espectacular.

6 Comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

Ojalá yo pueda ir algún año a ver un Barça-Madrid, que envidia (sana) me has dado jejejeje.

Ahora mismo somos muy superiores al Madrid y eso ya nadie lo puede discutir, perdón, los del AS y MARCA sí lo discuten jejejejeje.

Saludos.

Anónimo dijo...

fin de ciclo, decía hermel. Pues si, ahora el barça ha terminado un ciclo, para empezar otro mejor, con otro escalón mas por encima del madriz. Ahora mismo el barça esta como 3 o 4 escalones por encima del madrizzzz, como se demostro ayer.

Valentín dijo...

Y decían de Mourinho 'el anti-Barça'... Jajaja, me he des-cojo-nado cuando en la rueda de prensa tenía los ojos llorosos. Mira como tiene mal perder y se aferra a cuando pasó con el Inter... Mourinho, sigue viviendo en el pasado que mientras los culés nos reimos de ti viviendo el presente y saludando con una manita.

Anónimo dijo...

Se ha hecho la mayor justicia de la historia del futbol español y mundial el barça es un ejemplo para el todo el planeta no solo a nivel deportivo, el madrid, espero que muchas personas se desengañen de una vez y vean lo que admiran

carlos dijo...

Me encanta haber acallado la chulería y prepotencia de Mou CR7 y sus secuaces. Para la vuelta ya puede hablar con todos los árbitros, meter arena o lo q quiera q volverá a palmar. Mou es un bluff

David dijo...

Eres un afortunado, seguramente presenciaste el mejor partido del Barça en mucho tiempo. Recompensa a todos los seguidores de este gran club, noche histórica como pocas.

saludos

Publicar un comentario

ZONA CULÉ © 2007-2010

IR ARRIBA