English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

David Barrufet, un ejemplo y un orgullo

Me permitirán ustedes pasar de fútbol, que la cosa anda muy enrarecida y acabaremos diciendo cosas que hacen daño, y que me centre en algo positivo. Y es que el deporte nos da de vez en cuando, aparte de notas de calidad, ejemplos de honestidad, entrega y trabajo. La semana pasada anunció su retirada el portero barcelonista de balonmano David Barrufet, con lo que se cierra una época gloriosa, la más gloriosa, de esta sección culé. Y esto es algo que da pie a un merecido tributo.

Barrufet ha estado nada menos que 25 años en el Barça, 22 de ellos en el primer equipo. En este tiempo, ha sido partícipe, pieza fundamental en nada menos que setenta títulos, formando parte del mejor equipo de balonmano de todos los tiempos, un auténtico dream team que, con los Urdangarín, Xepkin, O'Callaghan, Garralda, Massip, Guijosa, Svenson y alguno más, en los años noventa reinó indiscutiblemente en España y Europa. 12 Ligas, 7 Copas y 7 Copas de Europa, entre otros muchos laureles, le contemplan en el conjunto de su carrera.

Alguien dirá que tal ejemplo de fidelidad en un jugador de este calibre es más facil en balonmano, le pese a quien le pese un deporte cerca de ser minoritario, sin el caché del fútbol. A ese alguien yo le diré que otros jugadores de talento extraordinario y carreras largas, como Dujshevaev o Vujovic, migraron de un club a otro sin ningún problema. Pero David no. Eligió quedarse en el club al que estaba ayudando a llegar a la leyenda.

Esta fidelidad se vio reflejada también en su aportación a la selección española, donde fue portero indiscutible desde poco después de su debut, en 1990, y donde en veinte años ha conseguido, entre otros triunfos, un campeonato mundial, un subcampeonato europeo y dos medallas olímpicas de bronce. Tras una primera retirada en 2008, decidió volver a la selección a petición del nuevo seleccionador, su amigo y antiguo entrenador Valerio Rivera.

Y es que David Barrufet es así, todo corazón y entrega. Un tipo peculiar, inseparable de sus pantalones amarillos, en parte por superstición (sufrió una lesión grave un año que cambió el color de los mismos) y en parte por psicología: dicen que sabe que los jugadores, cuando están cansados, lanzan el balón hacía un color que les atraiga, y el amarillo está entre los mismos. También es un ejemplo de superación ante la adversidad, habiendo sobrevido a un grave accidente al comienzo de su carrera (causante de una lesión crónica en un dedo de la mano izquierda), y teniendo que superar en su momento de mayor gloria deportiva el dolor por el fallecimiento en accidente de tráfico de su hermano mayor.

Al final de esta temporada David dirá adios como jugador al club en el que ha dado lo mejor de su vida. Asistiremos al ritual de ver colgada su camiseta en el techo del Palau Blaugrana, y entonces seremos conscientes de que ha terminado una época irrepetible e inolvidable. Echaremos de menos sus paradas imposibles, sus reflejos felinos, su mando en el campo, sus dotes de gran capitán. Pero la vida sigue, y se merece por fin descansar y disfrutar de ella junto a su familia y amigos. Y, aunque sea flaco consuelo, sabemos que seguirá vinculado al club de sus amores, a nuestro club...

Gracies, David, per tot. Per les memories, per la gloria, per lo guanyat.

Has sido un ejemplo, eres un orgullo para los culés.

Adeu i bona sort.

Imagen tomada de El Mundo.

6 Comentarios:

La Croqueta Blaugrana dijo...

Uno de los profesionales blaugranas más íntegros y al que quisiera ver en el Barça de por vida. Fue piedra angular del mejor equipo de Balonmano de la historia y merece una despedida de cine.

Aún recuerdo cuando empezó en la portería del Barça. Quien iba a pensar que se retiraría con semejante palmarés y habiendo entrado con letras de oro en la historia del deporte mundial.

Gracies David !!!

Gamón1984 dijo...

Yo, aunque no soy muy asiduo a canchas y retransmisisones de balonmao (entre otras cosas porque ultimamente solo nos dan al Ciudad Real de la po...), jamás he visto de un portero mejor en el mundo. Una máquina, un líder y un ganador nato. Resultaba chocante y emotivo verle celebrar una Copa Asobal como si fuera su primer título después de tener en su palmarés 7 Champions, 12 Ligas... ese es el secreto del gran barça de balonmano. Barrufet lo representa fielmente.

David dijo...

El deporte en mayúsculas, Barrufet es sin duda uno de los mejores deportistas españoles de la historia. Espero que despedidas aparte se rinda por parte de todo el deporte español un homenaje como el que merece.

Gracias David

Saludos

Jordi Carrizo Duran dijo...

Bones, jo també li vaig dedicar una entrada a Barru. es un símbol del barcelonisme. no importa l'esport del qual parlem, es ja es llegenda del nostre club

salutacions
t'agrego al meu blog
http://deportesinsecretos.blogspot.com

Alba dijo...

La verdad es que los 70 títulos con los que termina la carrera dicen mucho de ellos. 23 años en el BArça da para mucho y los jugadores de las categorías inferiores deben fijarse en él como ejemplo a seguir. Afortunadamente seguirá vinculado al Barça en su estructura organizativa. Esperemos que se despida con algún título y que tenga mucha suerte en su nueva tarea.
Saludos

Sílvia dijo...

Hola!
Toda unas leyenda. Tendrá un merecido homenaje con retirada de camiseta (¿y el pantalón amarillo?)para colgarla en el Palau.
Saludos
Sílvia

Publicar un comentario

ZONA CULÉ © 2007-2010

IR ARRIBA