English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

R-3

Quedan tres días para que Sandro Rossell asuma con pleno derecho, el conquistado hace dos semanas en las urnas, la presidencia del Barça. Tres días para que acabe una cohabitación, la del presidente saliente con el presidente entrante, que las malas lenguas afirmaban sería difícil y ha acabado siendo una balsa de aceite. Como debía ser. En tres días Joan Laporta será historia gloriosa del Barça y se abrirá una nueva etapa que tiene el difícil reto de mantener, por lo menos, lo conseguido en los últimos años...

A Sandro no le va a faltar el trabajo. Está por un lado la preparación de la plantilla para el próximo curso, con puestos a llenar o reforzar y alguna que otra patata caliente a resolver, para empezar, la difícil renovación de Alves, sobre quien los rumores no dejarán de abundar este verano hasta que se corte por lo sano toda especulación. Al nuevo presidente culé le va a tocar también resolver los culebrones veraniegos de fichajes, empezando por el que parece más perentorio, el de Cesc, y terminando con otros nombres que han estado sonando como posibles culés para el año próximo...

Luego está la situación económica del club, sobre la que convendría arrojar luz y taquígrafos para despejar incógnitas y ahogar cualquier rumor malicioso. Hay que dejar clara cual es la deuda real, y también dejar claro, para tranquilizar almas, cómo le puede afectar al balance la reiniciada "guerra" televisiva del fútbol.

Quedarían otros "asuntillos" para empezar a mover, todas las promesas de índole social y patrimonial hechas en el programa electoral y reafirmadas durante la campaña, que aunque importantes, estarán, o deberían estar, en barbecho hasta que se solucione lo más urgente.

Estamos en el albor de un cambio de era, y todos los culés estamos expectantes ante lo que ha de venir. También esperanzados e ilusionados. Y, por supuesto, vigilantes.

Sandro, esperamos que sepas muy bien dónde te has metido. Por el bien del Barça.

Adeu i bona sort.

Jordiasturies, Tant se val d'on venim.

5 Comentarios:

david dijo...

Rosell afronta un reto muy difícil. En lo deportivo el listón está altísimo, el resto es francamente mejorable.

Le deseamos suerte.

saludos

Sílvia dijo...

Hola!
De promesas a realidades. Así debería ser.
saludos
Sílvia

La Croqueta Blaugrana dijo...

Empieza lo bueno para la presidencia de Rosell. Hay que pasar de las palabras a los hechos y cada uno de ellos será inspeccionado minuciosamente, como ha de ser siempre.

Le deseo la mejor de las suertes. No me inspira confianza pero eso puede cambiar.

Anónimo dijo...

Pues espero que empiece mejor de lo que parece. Un ejemplo no poco importante: no es que no se sepa quien será el secretario técnico, es que incluso se duda de si habrá secretario técnico o secretaria técnica, incluyendo esta ultima a más de una persona, entre ellas (agárrense los machos) Charly Reixach, que como no ha vivido la mayor parte de su vida del Barça, pues a darle la jubilación de oro con incrustaciones de diamante (digo yo). Esta ultima idea, en mi opinión, escondería una estructura del tipo: presidente-fichador y los que formarían esta secretaria como meros empleados de gestión. Y ya saben, sobre la figura del presidente-fichador, pregunten por Florentimo y su circo...

¿Socialmente? Nuñismo a go-go. Todos los rabiosos juntos más las puertas abiertas a socialistas, convergentes, la Caixa y prohombres de la burguesía "since franquismo" tipo Enric(que) Lacalle. Atentos a ver si de verdad intentará paralizar la admisión de nuevos socios. Una idea, sin duda, ridícula: si sé que no podré ser abonado pero quiero ser socio, ¿porque no le va a interesar venderme un puñetero carnet de socio? No todos tenemos la suerte de que nuestro papá y nuestro abuelo fueran burgueses y además de Barcelona. Señor Rosell, es un club democrático y moderno, no un eslabón perdido del feudalismo, donde lo hereditario es norma. Por cierto, atentos a la nueva vida que han cobrado los Boixos; espero que Sandruscu no le haga el boca a boca a estos infraseres (o grupos ultras similares).

¿Deportivamente? Por cuestiones políticas, está obligado a deshacerse de Keirrison (si aceptan venderlo/regalarlo por 2'5 millones de euros, es que están locos.) y Henrique, y probablemente Caceres y Hleb (en estos, el mismo Guardiola puede insistir en que desaparezcan como sea). Pero que se acuerden que a esta plantilla le hace falta aumentar su numero desde la temporada pasada. O sea, que menos pensar en echar a gente y más pensar en traer.

No tienes faena ni ná Rosell...

Alba dijo...

Bueno, la verdad es que estos días de convivencia entre la junta saliente y la entrante ha sido más pacífica de lo que muchos esperaban. En fin, a la espera de ver que novedades trae.
Saludos

Publicar un comentario

ZONA CULÉ © 2007-2010

IR ARRIBA